Enebro biológico

El enebro salvaje, llamado Cade en Provenza, crece naturalmente en el monte provenzal. Los pastores que conocían el secreto de la destilación de la madera de enebro, utilizaban su preciado aceite para protegerse la cara y las manos del viento y del sol. Cortaban las ramas de enebro y encendían un gran fuego que hacía exudar de la madera un aceite espeso con virtudes protectoras y fortificantes, utilizado también para cuidar las pieles de los animales. Esta destilación iba tradicionalmente acompañaba de la práctica de la ganadería de corderos y cabras. Trazabilidad

El Enebro que utilizamos proviene de los Montes de Vaucluse, en Provenza. La cosecha del enebro contribuye al mantenimiento de las tierras y a la prevención de los fuegos. Los troncos son triturados en virutas y luego destilados para obtener el aceite esencial de enebro. Desde el 2009, nuestro Enebro está certificado biológico por Ecocert.

Patente de Eficacia registrada

L´OCCITANE ha desarrollado un complejo patentado purificante y vivificante que responde a las necesidades específicas de las pieles masculinas: además de sus propiedades purificantes, ayuda a la piel a reequilibrarse y a protegerse de los radicales libres, fortificando y restaurando la cohesión de la epidermis

¿ Sabías que…?

La recolección de la madera de Enebro contribuye al mantenimiento y a la preservación de los campos provenzales. En efecto, al tener un crecimiento muy rápido, el Enebro tiende a desarrollarse en detrimiento de otras especies vegetales y favorece la propagación de los fuegos forestales.