Mirto de Córcega

El Mirto se asocia a leyendas mitológicas griegas y latinas. En la Antigua Grecia, el Mirto era símbolo de amor feliz, juventud, belleza e inmortalidad.
Es en la Isla de la Belleza (Córcega) donde se destila el Mirto salvaje para crear la Eau d’Ange (Agua de Angel). Este agua aromática, apreciada por las mujeres corsas por resaltar su belleza, proporciona a la piel una suavidad extrema, como si un angel hubiese acariciado con su soplo esta piel tan delicadamente perfumada.

Trazabilidad

Nos abastecemos de Mirto de destiladores de Córcega. El Mirto, de origen silvestre, crece en estado salvaje en Córcega, como la Verbena. La recolección empieza en agosto y se termina en octubre. Se destilan los brotes verdes de los arbustos con el fin de obtener por un lado el aceite esencial y por el otro el agua floral denominada Eau d’Ange (Agua de Ángel). En cuanto a sus bayas, éstas son utilizadas para producir un famoso licor.