Nuestros compromisos

Desde su creación en 1976, L’OCCITANE cultiva valores sencillos: la autenticidad, el respeto, la sensorialidad y la mejora contínua. Mas allá de una filosofía, L’OCCITANE tiene un compromiso. Este compromiso se ha traducido a lo largo de los años en acciones concretas. Cada uno de nuestros gestos, cada una de nuestras elecciones, están guiadas por la doble voluntad de preservar y de transmitir. Así es como nuestra marca existe y encuentra su sentido.