Té Verde

De la plantación a la taza, el té ha atravesado los mares y los continentes para llegar hasta las riberas del Mediterráneo. Desde Marruecos hasta Provenza, se bebe para relajarse, natural o perfumado, según los gustos de cada región y país.

Durante las horas más cálidas del día es cuando resulta más agradable un vaso de té en el patio de la casa. La fuente aporta su frescor, y un aroma a cítricos envuelve el aire. Descansar a la sombra y disfrutar de la dulzura de vivir…