Un Proyecto de co-desarrollo

En 1980 Olivier Baussan, el fundador de L’OCCITANE, visitó Burkina Faso por primera vez. Había oído hablar de las mujeres productoras de karité y deseaba conocer más. Después de descubrir las increíbles propiedades nutritivas de la manteca de karité, L’OCCITANE hizo su primer pedido.

Para crear una asociación sostenible con las proveedoras de karité, L’OCCITANE puso en marcha un programa de co-desarrollo en 1989. Este programa sigue en marcha hoy en día, permitiendo a las mujeres productoras de nuestro Karité el beneficiarse al máximo los beneficios de su trabajo, al comprarlo directamente a ellas. El precio que paga L’OCCITANE cubre los costes de producción, incluyendo costes medio-ambientales y sociales, y deja margen para la inversión.

Para ayudar a estas productoras en la producción y la exportación, L’OCCITANE comenzó pre-financiando las cosechas en un 80% en 1998.

En 2003, L’OCCITANE montó una red orgánica, que ayuda a las productoras a conseguir estabilidad financiera.

La Fundación L’OCCITANE se creó en 2006 para mejorar las posibilidades de la marca de crear un impacto en la comunidad

En 2009 ayudamos a profesionalizar estos grupos de mujeres al solicitar el sello ECOCERT que certifica el Comercio Justo. Gracias a este importante paso, nuestras productoras de karité pueden promover sus productos de forma efectiva a una clientela internacional, de cara a lograr una emancipación económica sostenible.