¿Cómo evitar la caída de cabello? Consejos y productos

Un gesto tan común como peinarse puede tornarse preocupante en apenas un segundo. Y es que la caída del cabello tras el cepillado suele asustar. Sin embargo, ¿cuándo empezar a preocuparse por la pérdida del pelo? ¿Y cómo frenar la tendencia si es que la hemos identificado? En nuestro artículo te damos las claves para entender esta preocupación de belleza común en mujeres y hombres.

 El crecimiento y desarrollo del cabello tiene tres fases: su formación (anágena), el periodo de descanso o estabilidad (catágena) y su caída final (telógena). Dicho esto, la caída del cabello no es preocupante por sí sola: se trata de un proceso natural que permite su renovación y reemplazo.
 

¿Cuándo empezar a preocuparse por la caída del cabello?

​Cualquiera de las siguientes situaciones debería hacer saltar nuestras alarmas:
   
  • La pérdida de pelo se produce de golpe: existen periodos de nuestra vida que implican una caída del cabello más acusada como por ejemplo durante el postparto en mujeres o en los cambios de estación.
 
  • La caída de cabello es constante y abundante: perdemos entre 100 y 150 pelos al día, pero cuando vemos la caída de una cifra más abultada durante un tiempo más prolongado (por ejemplo, tres meses), la caída del pelo ya debe preocuparnos.
  • Falla la densidad de nuestro cuero cabelludo: en este punto no nos centramos tanto en la cantidad global, sino en su densidad y distribución. Las zonas que tienden a perder cabello antes son las entradas y la parte superior de la cabeza. Si empiezas a verlas clarear es que la raíz del pelo no está regenerándolo a tiempo para reponer su pérdida. 
 
  • Si detectamos problemas relacionados con la desaparición de folículos pilosos o infecciones en el cuero cabelludo. Se trata de complicaciones más serias que pueden requerir la intervención médica.

Cómo prevenir y evitar la caída del cabello

1. La nutrición es esencial: nuestra dieta es imprescindible para prevenir la caída del cabello, ya que a través de ella ingerimos las vitaminas y minerales necesarios.
 
2. Declárale la guerra al estrés: aprender a manejar las situaciones de estrés y controlar el ritmo de nuestro estilo de vida es crucial, ya que el estrés acelera la caída del cabello. El estrés es el enemigo número uno de nuestra piel y pelo: ¡mantenlo a raya!
 
3. Utiliza productos que fortalezcan el crecimiento del pelo: centra los esfuerzos en mejorar la fuerza y densidad del cabello, ya que así trabajarás directamente en la raíz del problema. Nuestros productos de la gama aromacología cumplen esta función de prevención: dotan al cabello de mayor volumen y vitalidad gracias a los aceites esenciales que contienen.

4. Hidrata en profundidad el cabello para evitar su rotura: una de las causas de la pérdida del pelo puede ser su falta de hidratación, ya que el pelo seco y dañado es más quebradizo. Por ello, es fundamental nutrir a fondo el pelo y reforzar nuestra rutina de cuidado capilar con productos como acondicionadores, mascarillas o tratamientos concentrados.  
 
5. Acude al médico cuando detectes síntomas de complicaciones relacionadas con la caída del cabello. No esperes a que se agraven: cuando antes te pongas en manos de especialistas, más eficaz será el tratamiento.

Ahora ya sabes cómo evitar la caída del cabello: la mejor solución es siempre la prevención. ¡Preocúpate desde hoy por mantenerlo fortalecido y lleno de vida!